Categorías | Secundaria

Entornos formativos en las escuelas técnicas

Los laboratorios, talleres y espacios didáctico productivos, constituyen entornos formativos propios de las escuelas técnicas, ofrecen la oportunidad para generar el entrecruzamiento entre lo teórico y lo empírico, brindando un sostén válido a los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Para la formación de técnicos que demuestren manejo deconocimientos, habilidades, destrezas, valores y actitudes en situaciones reales de trabajo, las instituciones tienen que contar con equipamiento o instalaciones -o garantizar el acceso a ellos- que permitan a los estudiantes realizar efectivamente las prácticas y proyectos a que les permitan desarrollan las capacidades que son objetivo de la formación. El acceso y disponibilidad de los estudiantes a equipamiento e instalaciones constituye una condición básica para el logro de los aprendizajes definidos en el perfil profesional, por lo que su presencia o de acceso a los mismos es un elemento insustituible de los entornos formativos.

Se describen los distintos entornos formativos teniendo en cuenta el tipo de actividades y aprendizajes que prevalecen en cada uno de ellos. Es importante tener en cuenta que las diferencias entre talleres y laboratorios resulta menos nítida en algunas especialidades que en otras, y también tienden a ser menos claras –en algunos casos- por la incorporación de nuevas tecnologías que obligan a integrar las instancias de diseño, simulación y ejecución.

Los Talleres

 

El taller es un espacio de enseñanza que se distingue por la realización de un producto, y que exige la articulación entre conocimientos y saberes teóricos y prácticos.

Su desarrollo presenta algunos elementos característicos como:

  • la relación alumno-material-instrumento
  • el trabajo centrado en un saber hacer y orientado a la producción de un objeto
  • un docente experto en el oficio.
  • la prevalencia del sentido atribuido al trabajo desarrollado por sobre la artificialidad que suele teñir muchas prácticas escolares.

 

Las características del material que se utiliza, el tipo de herramientas e instrumentos con que se trabaja, los riesgos y precauciones que se toman, el tiempo que requiere cada realización impone cierta legalidad e interviene en el clima y dinámica que adopta cada taller.

Aunque los talleres son espacios curriculares habituales en las escuelas técnicas, algunas especialidades más ligadas a disciplinas básicas como Química o Informática no incluyen Talleres en su propuesta formativa.

La interacción entre docentes y alumnos que predomina en estos espacios tiene características más horizontalizadas que las que ocurren en las aulas. La importante carga horaria que tienen los talleres obliga a alumnos y docentes a compartir muchas horas de actividad. El tiempo extendido y un tipo de interacción más centrado en la confección de un producto que en la trasmisión verbal contribuye a que los docentes establezcan relaciones más personales y cercanas con los alumnos, e incluso funcionen muchas veces como orientadores o consejeros naturales. Junto a esta “horizontalidad”, se incluye la exigencia por el respeto de normas de seguridad en las que prevalece un criterio de autoridad claro.

La incorporación en los últimos años de elementos de mecatrónica, como los tornos de control numérico, introdujo formas de trabajo novedosas en los talleres. Estas nuevas modalidades no sólo exigen el desarrollo de un producto, sino que requieren prácticas de simulación u otros procedimientos más asociados al ámbito del laboratorio,con fuerte contenido teórico. En estas prácticas los alumnos por ej, describen el perfil de una pieza con cálculos analíticos, usan la computadora para programar la pieza con un sistema de simulación y dan la orden a la máquina de CNC para que fabrique la pieza. El último paso se desarrolla con la asistencia del maestro de taller en un ámbito que en algunas especialidades se identifica como laboratorio- taller y cuyas características se apartan del formato clásico del taller.

Laboratorios.

Los laboratorios son espacios en los que prevalece el desarrollo de actividades de ensayo y análisis en un entorno en el cual se controlan los factores que intervienen. Son frecuentes las tareas de desarrollo y prueba de procedimientos, y la realización de simulaciones.

Los trabajos prácticos se orientan a realizar tareas de análisis, comprobación y cotejo de distintos procedimientos.

Entornos Didáctico Productivos.

Los Entornos Didáctico Productivos son espacios de enseñanza y aprendizaje característicos de las escuelas agrotécnicas. Se organizan en función de las distintas producciones agropecuarias por ej.“sector producción de cerdos”; “sector tambo”; “sector avícola”; sector industrias lácteas”; “sector taller agropecuario”; entre otros.

La organización de actividades intenta ofrecer reales oportunidades de aprendizaje para los alumnos, y permitir que alumnos, docentes y personal de campo realicen las actividades didáctico-productivas planificadas previamente de una manera segura, económicamente viable y sustentable ecológicamente. Es por ello que es considerado como un espacio de formación integral.

Entre sus características se distingue:

  • Presentan una infraestructura, instalaciones y equipamiento específico de la producción a realizar.
  • Dicha infraestructura, instalaciones y equipamiento, cumplen una doble función: didáctica y productiva.
  • Es posible encontrar en un sector didáctico-productivo más de un sistema productivo, por la naturaleza didáctica de la misma.
  • Generalmente estos sectores deben cumplir con requisitos y normas de producción (Habilitaciones bromatológicas, Buenas prácticas agrícolas y ganaderas, Normas de Seguridad e higiene en el trabajo, entre otras)
  • Sus dimensiones y escalas productivas no solo se adaptan a los volúmenes de producción a realizar, sino que, además de ello se considera la cantidad de alumnos, docentes y personal de campo que en estos participan. Pudiendo parecer muchas veces que las mismas se encuentran sobredimensionadas u ociosas.